Distintos tipos de editores

Tal como oyes, no hay un solo tipo de editor. Si bien los editores y editoras están calificados para participar en todas las etapas de la edición de un libro, lo más usual es encontrar editores y editoras especializados en un tipo de edición específica:

Los editores

Son los encargados de trabajar con el escritor o escritora y la editorial, para que el libro sea una obra “maestra” tanto en forma como en su contenido. No son intermediarios, son una de las etapas previas a la impresión del libro.

Y para dejar algo en claro: el editor no corrige la obra por sí mismo; el editor propone correcciones, y es el autor quien las implementa.

Editor de Adquisiciones (Acquisition Editor)

Usualmente es el que elige los libros que se van a publicar en la editorial. Su mirada es comercial y su misión es filtrar las obras. Recuerda que las editoriales no están obligadas a publicar tu libro.

Editor de Desarrollo/Contenido (Developmental Editor or Content Editor)

Piensa en un entrenador de escritura (writing coach). Trabaja de la mano con el autor o autora. Es el que se ocupa de analizar y proponer correcciones al manuscrito terminado; controlar la trama (plot), el desarrollo de personajes (character), el tono de la obra (voice), y el entorno o mundo donde transcurre la historia (setting). Este editor se asegura que la narración sea coherente en todas sus partes.

Editor de Copia (Copy Editor)

Se especializa en gramática, puntuación, ortografía y formato. Su misión es que el libro esté libre de errores de forma.

Editor de Línea (Line Editor)

Es la suma del Editor de Desarrollo/Contenido y el Editor de Copia. Es el típico editor que lo hace todo (el editor sin especialidad) y es el más común, especialmente en las editoriales pequeñas. Trabajan palabra por palabra, línea tras línea, corrigiendo errores patentes y proponiendo soluciones a problemas estructurales que luego el autor deberá corregir (si es que de verdad quiere ver su obra publicada).

Los NO-editores

Es el grupo de profesionales que no edita. De estos, solo el Editor de Estilo forma parte del proceso editorial. Los otros dos ejemplos suelen aparecer antes que la obra sea enviada a la editorial.

Corrector de Estilo (Proofreader)

No es un(a) Editor. El Corrector de Estilo inicia su labor cuando el Editor termina la suya. Se ocupa de encontrar todos los errores de estilo, principalmente de puntuación, ortografía y formato. El Corrector de Estilo se obsesiona por los detalles. Incluso las obras que pasaron por un proceso de edición intenso necesitan un Corrector de Estilo.

Colaborador Crítico (Critique Partner)

No es un editor ni un corrector de estilo. Es otro escritor o escritora con más experiencia profesional y que lee el manuscrito con ojo crítico de escritor. Cronológicamente está antes de iniciar el proceso de edición.

Lector Beta (Beta Reader)

Es una persona que no participa de la industria editorial. Es un lector o lectora entusiasta que lee el primer borrador de la obra, consciente de sus problemas de desarrollo, y realiza una crítica amateur acerca de los elementos que le entretuvieron y los que le aburrieron, los que se entendieron y los que no, y cualquier elemento que le haya llamado la atención o cualquier duda que haya quedado sin responder en el libro. Es normal que se obsesionen con la ortografía y la gramática, pero no es su obligación corregir nada, sino expresar su grado de satisfacción con la obra.

Quién es responsable de los errores en un libro impreso

¿Las palabras son responsabilidad de quien las escribe, o de quien las publica? Qué pasa cuando una editorial publica un libro con errores, ¿de quién es la responsabilidad?

Podrían ser errores de impresión, de diagramación o compaginación, que se pueden corregir en el camino si se descubren a tiempo; podrían ser problemas con la calidad del papel o el engomado del lomo, eso no tiene solución excepto que la editorial cambie de impresor o gaste un poco más en imprenta para las próximas tiradas del libro.

Pero los errores de tipeo y de ortografía… son del autor hasta que llegan a manos de la Editorial. En ese momento el equipo de profesionales de la edición asume toda la responsabilidad del producto final.

Todo manuscrito debe pasar por una revisión completa y detallista de su contenido. Un editor podría proponer cambios al autor o autora. Un corrector de estilo debe indicar los errores de forma, sintaxis y ortografía. Otros filtros humanos y de software podrían atajar errores y detalles.

El resultado final aún podría contener errores o fallas menores, pero deberían ser estadísticamente irrelevantes (a no ser que sean ortográficamente llamativos).

En nuestro caso, como Editorial podemos tolerar una falta de ortografía por cada mil palabras del manuscrito, como regla general, porque es normal que un autor, incluso el más cuidadoso, deje pasar errores de vez en cuando. Si el manuscrito del autor supera ese límite de errores, le solicitamos que lo revise y haga las correcciones.

Nuestra razón es simple: si aceptamos un manuscrito con errores, nuestro foco de atención estará más puesto en la forma que en el fondo, más en la ortografía que en la historia; y la historia debería ser nuestra principal preocupación.

Si encuentras un error en un libro impreso, tal vez ya no se pueda corregir si es que ya salió de imprenta; pero si encuentras uno en un ebook, la editorial podría corregirlo en menos de 24 horas. Así que por favor, tanto a nosotros como otras editoriales que publican ebooks, si encuentras un error, contáctanos.

El Síndrome del Súper Héroe Emprendedor, o por qué necesitas una Editorial

El Síndrome del Súper Héroe Emprendedor afecta a los emprendedores que acaban haciendo todo el trabajo ellos mismos. Su mantra es: “Yo sé hacerlo, yo puedo hacerlo, yo lo hago”. El problema que acarrea, es que el Súper Héroe Emprendedor dedica tiempo y esfuerzo a realizar tareas que no son el foco del negocio/emprendimiento/interés, produciendo retrasos y exceso de trabajo por parte del afectado.

Para un autor que auto-edita, auto-publica y que al final del día hace todo por su cuenta, el fenómeno es el mismo. El autor se pasa las horas haciendo ediciones, correcciones, diagramaciones y otras tareas de diseño gráfico y técnico, cuando podría estar escribiendo su próxima novela (o descansado).

Y al final del camino, el proceso productivo de una novela o colección de cuentos es tremendo y agotador.

Por eso necesitas una Editorial

Convengamos que necesitas una Editorial seria, compuesta por profesionales calificados y dedicados, que conozcan el trabajo editorial (editar un texto literario, corregir un texto, publicar un libro con estándares internacionales). Y que te acompañen en el proceso de publicar tu libro.

Los servicios editoriales no son gratis. Tampoco son baratos. Y si lo tuyo es escribir y producir literatura, no está de más contratar los servicios de un profesional que te quite de encima muchas horas de trabajo, a cambio de una remuneración convenida entre ambos.

La pregunta relevante es: ¿Estás [email protected] a gastar tu dinero a cambio de tiempo para hacer otras tareas más importantes y/o satisfactorias?

Tipos de Editorial y Servicios Editoriales

No todas las editoriales ofrecen servicios editoriales, como no todos quienes hacen servicios editoriales son una Editorial.

Algunos servicios editoriales generales son:

  • Edición de texto literario: consiste en leer tu texto literario, y ofrecer comentarios y propuestas de mejora para hacer que la historia sea más efectiva (o más “lo que sea”, dependiendo del objetivo del autor; en esto los editores deben ser flexibles). Esta es la tarea más difícil de un editor y es también la más lenta.
  • Corrección de estilo: es la tarea de leer un texto y corregir faltas de ortografía y de sentido, así como proponer ediciones técnicas de párrafos complejos. No es lo mismo Editar un texto que Corregir un texto; por eso la corrección de estilo es una tarea distinta de la edición, y más importante aún, debería realizarla una persona distinta al editor.
  • Diseño editorial: es la diagramación del interior del texto para cumplir con el estándar de impresión del libro que vas a publicar; generalmente se hace con Adobe InDesign y da como resultado un documento .pdf con fuentes embebidas, listo para imprenta.
  • Diseño de portada: esto es tarea compleja, porque requiere la inspección constante y visto bueno del autor o autora, en conjunto con un ilustrador/a y un diseñador gráfico; para generar un documento listo para imprenta que cumpla con los estándares del libro que vas a publicar.
  • Desarrollo de eBook: es la construcción del documento con formato eBook, a partir de tu libro, siguiendo estándares estrictos de programación y diagramación (o de otra manera los software lectores de eBook no leerán el documento).

* En Monstruito Ediciones realizamos todos los servicios editoriales listados aquí, para nuestros autores. Como somos una editorial seria y comercial, incluimos estos servicios estándar en el costo de la producción de un libro, y lo asumimos como costo de la Editorial. No cobramos al autor o autora por estos servicios. Y no ofrecemos servicios editoriales al mercado.

Antología de Ciencia Ficción, Segunda Convocatoria de Cuentos

CONVOCATORIA CANCELADA

01/12/2015 — Por motivos de fuerza mayor, esta convocatoria y sus resultados quedan desiertos. Agradecemos a quienes participaron. Sus cuentos quedan liberados.

11/01/2015 — A partir de hoy se abre la convocatoria para Dolunai Volumen II, esta vez con cuentos de Ciencia Ficción, para autoras y autores de cualquier nacionalidad que escriban Ciencia Ficción en español. Cierre el 30/04/2015.

Objetivo

  • El objetivo de esta convocatoria es producir y publicar una colección de cuentos de Ciencia Ficción iberoamericana con calidad internacional.
  • El producto de esta convocatoria NO persigue fines de lucro y será distribuido en formato digital 100% gratuito (ver ejemplo).
  • Se confeccionará una versión print-on-demand, disponible en todo el mundo a precio de costo (ver ejemplo).
  • El organizador, la editorial y sus colaboradores, NO recibirán remuneración alguna por su participación en esta antología.

Requisitos

  • El género literario de los cuentos debe ser Ciencia Ficción (Humanista**).
  • Cada cuento debe tener un mínimo de dos mil palabras (2.000) y un máximo de cuatro mil palabras (4.000). Se admiten cuentos más largos, en segunda opción*.
  • El cuento debe ser autoconclusivo. No se admiten extractos ni partes de una serie.
  • El cuento debe ser original. No se admiten fanfictions ni tributos.
  • Se preferirán cuentos inéditos en primera opción. Los cuentos que estén previamente publicados en plataformas públicas o sociales no serán descartados, pero serán considerados en segunda opción* (esto incluye cuentos publicados en blogs y Wattpad).
  • La autora o autor debe estar dispuesto a editar su trabajo siguiendo las indicaciones de un Editor.

(*) Que un cuento esté en “segunda opción” solo significa que, ante la extraña eventualidad de tener que elegir entre dos cuentos, se elegirá al cuento inédito por sobre el que ya fue publicado previamente. No es una categoría de calidad ni excluye al cuento de la convocatoria de manera arbitraria.
(**) El ser humano como foco de la historia, en un contexto de ciencia ficción (con toda la variedad de posibilidades que otorga el género).

Consideraciones

  • Las autoras y autores son Colaboradores de la antología, mantienen los derechos totales sobre su obra, y no recibirán remuneración alguna por su participación en esta antología.
  • Cada autor y autora puede enviar hasta tres cuentos, siempre que cumplan con los Requisitos y esté de acuerdo con los Objetivos de esta convocatoria. Pero solo se elegirá uno.
  • Los cuentos enviados deben estar contenidos en un archivo .doc, .docx u .odt.
  • Los cuentos pueden ser rechazados. En caso de rechazar un cuento, el autor/a recibirá un mensaje estándar.
  • No se mantendrá correspondencia con autores/as que no estén seleccionados para la antología.

Plazos

  • El plazo de cierre para esta convocatoria es el 30 de abril de 2015.
  • Se procederá a trabajar con los autores para alcanzar un estándar deseado.
  • El libro será publicado en enero de 2016.

Dónde se envía

Enviar adjunto a este correo: [email protected]

¿Qué es la Ciencia Ficción?

Acerca de Dolunai

En enero de 2015 se publicó Dolunai, Volumen I, con doce cuentos de Fantasía Urbana. Estas historias cumplían con los requisitos de la convocatoria. Todos recibieron un tratamiento editorial personalizado, que pasó desde “nos encanta y es perfecto, no le tocaría ni una coma”, hasta “tiene algunos problemas y deberías reescribir algunas secciones”. El enfoque y el trato con las y los autores fue transparente y de respeto. Los plazos, hay que admitirlo, no fueron realistas, y el cierre y publicación de la Antología se vio aplazado en sucesivas oportunidades.

Dolunai es una palabra que proviene del idioma turco y significa Luna Llena. Se eligió este concepto mucho tiempo antes de la invasión de telenovelas turcas a Chile. Nos gustó su sonoridad y la idea de la Luna como guardián de nuestros sueños. El nombre nos encantó y decidimos mantenerlo como cabecera de las antologías que le siguen.

La convocatoria del Volumen I se lanzó en Septiembre de 2013, sin una fecha de cierre específica, y en enero de 2014 se definió el 30 de abril como fecha de tope.

El objetivo de cada convocatoria, es reunir cuentos de diversa temática, en torno a un género literario fantástico.

Si tienes alguna duda con respecto a los Objetivos, Requisitos y/o Consideraciones de esta convocatoria, o si quieres hacer una consulta relacionada, por favor utiliza el siguiente e-mail de contacto: [email protected]

Dolunai, Volumen I, Varios Autores

Dolunai volumen 1 varios autores fantasía urbana

[email protected] autores incluidos en la Antología de Fantasía Urbana son:

Editado por Dan Guajars.

No olvides agregarlo a tu lista de lecturas en Goodreads.

Características de Young Adult – Narrativa Juvenil

Hay mucha información disponible en la Web acerca de la literatura juvenil o Young Adult, como gustan llamarla en EE.UU.

Ojo, no confundir con New Adult (link).

La Narrativa Juvenil es un terreno fértil que permite inyectar materia desde otros géneros literarios, y es por ello que se le considera erróneamente como una rama del árbol literario, cuando en realidad es una raíz profunda que se conecta con todos los otros géneros literarios, manteniendo su fuerza como género en sí mismo.

Por eso hicimos nuestra propia lista reduccionista con las características que una historia de Narrativa Juvenil debe tener. Para que nuestros autores puedan tomar decisiones.

  1. La Narrativa Juvenil es un género literario acerca de ser adolescente (link).
  2. El 90% de los lectores son mujeres. El 85% de los lectores son adolescentes.
  3. Todas las escenas mueven la historia hacia su resolución, no hay cabida para textos aburridos ni demasiado extensos.
  4. El/la protagonista tiene entre 14 y 18 años, y en la mayoría de los casos es mujer.
  5. La historia debe tener al menos una temática obligatoria, el Romance. Pero ésta no es necesariamente el motor de la historia.
  6. Los personajes experimentan todo “por primera vez” y sienten sus experiencias con intensidad.
  7. Las historias pueden ocurrir en cualquier lugar y contexto, siempre y cuando el foco de la historia sea el/la protagonista y su relación con otros personajes.

¿Se nos olvidó algo? Por favor coméntalo en nuestra página de Facebook.

El contrato con la editorial

Para publicar un libro con una editorial, primero tienes que firmar un contrato.

Sin contrato no hay obligación de cumplir con nada, para ninguna de las partes. Todo queda en la buena onda. Tú no te obligas a pagar a la editorial cualquier monto que te cobren por publicar tu libro, e igualmente la editorial no se obliga a pagarte ninguna regalía por la venta de tus libros.

En algunas legislaciones, los acuerdos de palabra son tan válidos como los contratos, pero al igual que los contratos escritos y firmados ante un notario, los acuerdos de palabra necesitan testigos. Y el problema con los testigos es que dependen de su memoria, que es falible y todo recuerdo puede ser interpretado.

Así que si vas a publicar un libro con una editorial, lo primero que tienes que solicitar es una copia del contrato. Léelo atentamente, pon atención a cada detalle, porque el contrato obliga a las partes que lo firman.

Algunos ítem que debes que encontrar y estudiar en el contrato son:

  • Número de ejemplares que se van a imprimir. Pueden ser desde 200 hasta miles de ejemplares. Todo dependerá del cálculo que haga la editorial sobre sus oportunidades de venta y el costo de impresión por ejemplar. En este ítem no nos pronunciamos acerca de las editoriales que cobran a los autores para publicar su libro.
  • Territorio sobre el cual la editorial distribuirá tu libro. Usualmente se habla del territorio nacional y el extranjero en términos genéricos y eso no está bien. Asegúrate que diga el nombre de tu país, y que incluya los nombres de otros países donde la editorial tiene distribución. Si la editorial no distribuye fuera de tu país, exige que no se incluyan otros territorios, porque no son necesarios en el contrato. De esta manera, podrías establecer un nuevo contrato para el mismo libro en otro país.
  • Idiomas a los que se traducirá. ¿La editorial no planea traducir el libro para comercializarlo en otro país? Entonces la editorial no necesita ser dueña de los derechos sobre otros idiomas aparte del original en que fue escrita la novela.
  • Formatos en los que se distribuirá el libro. Puede incluir tapa blanda, tapa dura, de bolsillo, y eBook. Al igual que los territorios, debes asegurarte que el contrato defina explícitamente qué formatos de libro se publicarán. Si el contrato habla de “todos los formatos” y “todos los soportes”, no podrás publicar el eBook por tu cuenta o por cuenta de otra editorial especializada.
  • Porcentaje de regalías a pagar al autor. No puede ser menos del 10% del precio de venta del libro al público (sin IVA).  
  • Derechos anexos. ¿La editorial se adjudica, mediante el contrato, la posesión de todos los derechos relacionados con tu obra, incluyendo obras derivadas, radio teatro, teatro, cine, televisión? Ten cuidado con estas cláusulas. Si la editorial no va a hacer nada con esos derechos durante el tiempo que dure el contrato, ¿para qué los quiere?
  • Duración del contrato. Lo usual es que estos contratos tengan una duración definida de un año o más, por libro individual, pero nunca son por tiempo “indefinido”. Luego de vencido el contrato, éste no se debe renovar automáticamente según ninguna cláusula del mismo contrato. Toda renovación se debe realizar mediante otro contrato nuevo, que idealmente presente mejores circunstancias que el anterior.
En pocas palabras, busca y levanta una alerta cuando el contrato sea muy vago o tan codicioso que permita a la editorial quedarse con tus derechos, para todos los territorios, todos los idiomas, todos los formatos, todos los medios, por tiempo indefinido. 
La principal recomendación es que el contrato de edición no incluya derechos sobre la edición de tu novela en formato eBook, especialmente si la editorial no se especializa en producción y venta de eBooks. Así podrás publicar tu novela con nosotros. 

El escritor y su ortografía

Todo escritor debería preocuparse y ocuparse de su ortografía y gramática. Porque los lectores que leen bastante son también personas que reconocen faltas de ortografía al primer vistazo.

Es cierto que los/las editores tienen entre sus labores corregir los errores de ortografía, para que el libro resultante tenga una calidad estándar y pueda salir a la venta. Y mientras menos errores tenga el manuscrito, más rápido es el trabajo de corrección y más feliz es el editor/a.

Es normal que un editor/a rechace un manuscrito por sus faltas de ortografía, debido a la cantidad de trabajo que representa. Y tal como explicamos en la verdad nº7, “los editores buscan excusas para dejar de leer y tu misión es evitar que las encuentren”.

Algunos errores son irrelevantes en términos de edición, como acentos de más o de menos, esos se pueden corregir fácilmente antes de pasar el libro a producción. Pero hay otros horrores ortográficos que son decepcionantes, en términos de calidad literaria.

Un editor también puede rechazar a un autor por las faltas de ortografía que despliega en público.

Sí, es lamentable. Porque la ortografía no dice nada de la historia ni de sus personajes, solo dice que el autor no tiene el mínimo cuidado con lo que escribe y eso, para mucha gente, es una radiografía de quién es ese autor en el mundo real.

Un lector informado no tomaría en cuenta la obra de este autor que publica espantos en Facebook, aunque se hayan corregido todas las fallas ortográficas en la novela y sea una maravilla.

Si el autor escribe así en Facebook, ¿cómo será su obra? ¿Estoy dispuesto, como editor, a tolerar que el autor boicotee las ventas del libro con sus horrores ortográficos desplegados en público?

En Monstruito Editores confiamos en los autores que ponen cuidado en los aspectos formales de lo que escriben, y que trabajan sobre sus manuscritos antes de enviarlos a la editorial. Si se trata de tolerancia, podemos tolerar una falta de ortografía por cada mil palabras del manuscrito, como regla general. Es normal que un autor, incluso el más cuidadoso, deje pasar errores de vez en cuando.

Para el caso de los autores que publican faltas de ortografía en redes sociales, horrores ortográficos, nos reservamos la opinión y preferimos resolverlo caso por caso.

Lo que debes saber del ISBN

Eres escritor/a y tal vez te preguntas si necesitas comprar un ISBN para publicar. La respuesta directa es que no lo necesitas, no es obligatorio tener ISBN para publicar, pero en la mayoría de los casos deberías tenerlo.

Cada edición distinta de un libro impreso necesita un ISBN propio

El mismo libro en tapa dura, tapa blanda, con anotaciones, con prólogo y sin prólogo, con ilustraciones, a todo color, hoja color marfil o blanco perla… Cada una de esas diferencias da vida a una edición distinta.

Dos libros exactamente iguales, pero con un prólogo distinto, son dos ediciones distintas.

Las editoriales son las encargadas de gestionar el ISBN para la edición de tu libro. Ese ISBN está asociado a la edición específica de la editorial. Tú como autor/a no tienes que gestionar, solicitar ni pagar el ISBN de tu libro. Que no lo descuenten de tus royalties.

Puedes publicar un libro sin ISBN, pero luego te será muy difícil venderlo en la mayoría de las librerías. Si vas a publicar de manera independiente y quieres distribuir tu libro en librerías, considera comprar por tu cuenta el ISBN.

¿Y qué ocurre con el ISBN para eBook?

Un mismo eBook, sin importar en qué tienda se distribuya ni el formato del archivo (ePub, mobi, pdf y otros), debe tener el mismo ISBN. Porque es una misma edición.

Si creas una edición distinta (otra portada, agregas o quitas contenido), o si produces una edición multimedia (una aplicación para tablet), cada una de ellas necesitará un ISBN diferente.

No es obligatorio tener ISBN para publicar un eBook. Tenerlo sí abre las puertas para distribuir en varias tiendas online, como Kindle, Kobo, iTunes, Sony y muchas más. Y también permite listar el libro en algunas bibliotecas virtuales.

En cada país hay un administrador de ISBN local. Google te ayudará a encontrarlo.

12 verdades que todo escritor debe conocer antes de publicar

(Actualizado el 7 de marzo de 2015)
  1. Todas las historias se inspiran en otras historias, no existe la originalidad absoluta. Pero hay una importante diferencia entre inspiración y plagio.
     
  2. Todo lo que escribes es tuyo, es tu propiedad intelectual. Tienes derechos inalienables sobre tu obra.
     
  3. Si quieres que te publiquen en una editorial, tienes que ceder a ésta una parte de los derechos sobre una obra particular. La cesión de derechos se realiza mediante un contrato.

    3.1  El contrato se debe inscribir en el registro de propiedad intelectual; si tu libro aún no está inscrito, se debe inscribir en conjunto con el contrato, usando los formularios correspondientes. Esta tarea la realiza la editorial.
     

  4. La editorial no es dueña de los derechos absolutos sobre tu obra. Ella los administra dentro de los territorios, periodos, formatos y plataformas que se definen en el contrato, de acuerdo a las leyes vigentes.
     
  5. El negocio de las editoriales formales y serias es publicar libros que se vendan, libros que la gente compre y disfrute. Los editores/as de esas editoriales buscan autores/as que les permitan cumplir con esos objetivos.
     
  6. El primer borrador de una novela no es una novela, es apenas un borrador. Debes considerarlo como tal y corregir, reescribir y borrar todo lo que sea necesario para alcanzar un manuscrito de calidad.
     
  7. Las editoriales reciben cientos de manuscritos cada mes y no tienen tiempo para leerlos todos. Los editores buscan excusas para dejar de leer y tu misión es evitar que las encuentren.

    7.1- La mayoría de las editoriales optan por rechazar o simplemente botar a la basura los manuscritos no solicitados. Antes de enviar tu manuscrito, revisa las noticias del sitio Web, busca un link para autores o recepción de originales; o pregunta por teléfono si reciben manuscritos y en qué formato.
     

  8. Cuando envías tu manuscrito a una editorial, un editor/a lo lee y si le gusta lo que leyó, si considera que tiene potencial comercial y literario, entonces te ofrecerá un contrato.
     
  9. No existen los libros perfectos, todos pasan por un proceso de edición y corrección de estilo en la editorial antes de ir a imprenta o eBook. Tu libro no será la excepción.
     
  10. Tu trabajo como autor/a no termina al firmar el contrato. Deberás trabajar codo a codo con un editor/a para obtener el mejor producto posible.
     
  11. La editorial paga al autor el 10% del pvp (precio de venta a público) sin incluir el IVA. Si el libro se vende a $10.000 + IVA, el autor/a recibirá $1.000 por cada libro vendido. Pagar menos del 10% es inmoral y en algunos países es ilegal.
     
  12. No todas las editoriales pagan al autor/a un adelanto por las ventas estimadas de un libro. Y cuando sí pueden hacerlo, pagan un porcentaje del monto aproximado de libros que se espera vender. El autor no está obligado a devolver este adelanto si es que fracasa en librerías.